fundacion-eva-peron
FUNDACIÓN EVA PERÓN
junio 20, 2017
venezuela
Crisis en Venezuela 2017
julio 29, 2017

Visitando a los Compañeros y Amigos de la “Biblioteca Popular Cachilo”

img_20170701_134906618

El sábado 1 de Julio visitamos a los compañeros de la Biblioteca Cachilo donde fuimos recibidos con la misma calidez de siempre, rodeados de las distintas actividades y talleres, que mientras compartíamos el encuentro traían el eco de un espacio donde la creatividad de lo colectivo fluye.

Llegamos a tender la mano solidaria, tan oportuna en estos momentos donde las políticas de ajuste desolan estos espacios gestionados con gran tesón y esfuerzo por todos sus miembros.

Aprovechamos la oportunidad para, mate de por medio, conversar con Claudia Martínez (Coordinadora junto a otros de la Biblioteca) y recordar una vez más los orígenes de la “Cachilo”, los avatares y las conquistas, los lazos establecidos con los vecinos y con otras organizaciones, las distintas crisis del país y las diferentes respuestas que desde este espacio se fueron articulando, marcando todo esto un latido constante y apasionado hasta hoy.

Haciendo del  derecho a la lectura  el horizonte permanente  sobre el cual se cimentaron en el tiempo múltiples propuestas como: el Bolsillero de Libros, “La Cachilo te Cuenta”, el encuentro semanal Bebeteca, se lanza una Campaña de Lectura.

El presente enciende alertas y zozobras, la crítica coyuntura abre interrogantes sobre el futuro, en las palabras de Claudia encontramos algunas puntas para pensar no solo la realidad de esta experiencia sino de todas las expresiones populares que a semejanza de ésta apuestan por el fortalecimiento de los derechos en el marco de una  construcción colectiva.

En vistas al lanzamiento de la Campaña de Lectura: ¿Cuál es el sentido de la misma y cuál será su dinámica?

_ “La idea es instalar la lectura como derecho una vez más y dejar en claro que la lectura no solo se circunscribe al espacio escolar sino que podemos leer todo el tiempo en cualquier espacio. La idea es “Lee donde quieras con quien quieras y como quieras”, y desde esa consigna  entendemos que todas las organizaciones  y desde el estado se tienen que hacer posible ese derecho. Queremos que la Campaña atraviese los muros y trascienda el espacio de la Biblioteca. Insisto queremos instalar la lectura como derecho”

La insistencia de Claudia y todos los que conforman el espacio, acerca del  derecho a la lectura  podríamos decir que ha sido el principio fundacional de lo que hoy conocemos. Casi como una obsesión, para  aquellos pioneros entre quienes estaba quien hoy nos recibe, la idea de habilitar  la lectura a variados públicos, mixturarla con expresiones artísticas de múltiples manera y establecer un vínculo  sólido ha marcado el rumbo siempre.  El recorrido no fue tarea sencilla, Argentina no contaba con demasiada experiencia en la materia, lo cual obligó a golpear las puertas de algunos países hermanos como es el caso de México, en la búsqueda de otras experiencias.  De este modo se fueron creando propuestas para todas las edades y género, estableciendo una relación con el barrio como parte fundamental en la consolidación de todas y cada una de las iniciativas.

En el transcurso de la entrevista queda más que claro que para los integrantes de la Cachilo no hay derecho sino es en el marco de la construcción colectiva. El derecho a la lectura no escapa a esta perspectiva y es por esta razón que la participación (de jóvenes, mujeres, niños y ancianos) de puertas hacia adentro y hacia afuera es el reaseguro  de que la lectura se democratice y  respete.

img_20170701_144432496_hdr

Aunque desde hace un tiempo a esta parte, como resultado de un giro en las políticas económicas y sociales del país se observa un fenómeno de retraimiento de los vecinos en relación a las propuestas de la Biblioteca.

_“Observamos una tristeza infinita en la gente del barrio y sabemos de otros espacios similares a este que  hoy se ven recorridos por un desanimo que vacían las actividades. La gente sale mucho menos a la calle, participa muy poco de las invitaciones, salimos a volantear y las veredas están vacías. Creemos que tiene directa relación con la situación política, mas allá de que las actividades aquí sean gratuitas tener ganas de salir, de hacer algo por vos no es sencillo en esta época. Observamos una suerte de desánimo, un meterse para adentro, tener que volver a pensarse cómo sobrevivir teniendo en cuenta que muchos se han quedado sin trabajo”.

Sin embargo, el nacimiento de la Cachilo allí por el año 2000 fue también en un contexto de crisis y desocupación y la Biblioteca funcionó como un catalizador de la  creatividad y la  resistencia.  ¿Cuál sería hoy la diferencia frente a un nuevo contexto de crisis? ¿Que traería de novedosa esta coyuntura y cuál será la respuesta esperada que anide esta situación?

img_20170701_134655600

Claudia hace un paralelo con los noventa, años muy duros también  y marca algunas diferencias.

­_ “Los noventas también fueron muy duros pero las resistencias se articulaban rápidamente hoy observamos una mayor dispersión y menos unidad en la respuesta. Además hoy la tristeza y la desesperanza esta horadando mucho, son mayores, en los noventa teníamos otra esperanza, otra fuerza. Tenemos que volver a tejer lazos, reforzar los vínculos entre las organizaciones, hay que volverse a juntar a pensar en todas estas cuestiones. Viste el dicho que dice siempre que llovió paro?…bueno tenemos que hacer algo para que pare.”

 La charla nos fue llevando por distintas problemáticas abordando el impacto de las políticas de la Alianza Cambiemos y el raleo de los recursos para este tipo de proyectos  hasta la dispersión provocada por las nuevas tecnologías y la aparición de nuevas subjetividades. Lo cierto es que del diálogo se desprende que La Cachilo tiene en sí misma un dinamismo tal que no se acobarda frente a las incertidumbres. Toda la gama de propuestas, taller de teatro, acrobacias, percusión, fotografía  y tantas otras demuestra que la Biblioteca no se detiene. Intenta profundizar el lazo y la construcción colectiva.

Acercarse y acompañar La Cachilo es ir al encuentro del mejor costado que nos constituye  y desde el que debemos dar la pelea que la hora exige: el humano.