imagen-peron-vandor
EL LOBO DE ROSENDO
mayo 5, 2017
fundacion-eva-peron
FUNDACIÓN EVA PERÓN
junio 20, 2017

REVIVAL DEL INDULTO

madres-1

                                         “Enciende los candiles que los brujos piensan en volver a nublarnos el camino”

                                                                                                                       (Seru Giran/Canción de Alicia en el País)

El día miércoles 03 de mayo se dio a conocer el Fallo de la Corte Suprema de la Justicia de la Nación (CSJN), a través del cual se beneficia a condenados por delitos de lesa humanidad otorgándoles la prerrogativa de la reducción de sus penas a través de la figura jurídica del dos por uno, contemplada por la Ley 24.390 ya derogada.

Los antecedentes de esta noticia debemos rastrearlos a través de todos los intentos motorizados por la Alianza Cambiemos para dinamitar el camino construido hasta aquí. En primer lugar, rehabilitando  la discusión canalla en torno al número de desaparecidos, luego intentando hacer móvil una fecha tan cara como es el 24 de Marzo, más tarde insinuando prisiones domiciliarias para los “viejitos” genocidas, sumado a la notoria lentificación de las causas y el desguace de los programas orientados a la protección de los Derechos Humanos. Ahora, en una suerte de escalada que no cesa, se agrega el fallo como cachetada burlona.

La nueva andanada viene cabalgando  montada sobre algunos sectores de la sociedad, que encontrando el escenario histórico preciso, proponen la reconciliación y el encuentro, o bien remozan una y otra vez la fanfarria de la verdad completa.

Las voces de los jueces Ricardo Lorenzetti y Juan Carlos Maqueda que, recordando a través de sus argumentaciones en minoría que los crímenes contra la humanidad no pueden amnistiarse, quedaron sin efecto a la hora de contrarrestar los espurios votos del resto de los miembros de la Corte entre ellos el de los recientes nombrados: Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti.

El fallo constituye de este modo una pieza más en la sórdida trama que intenta recomponer a diario el gobierno actual, articulada sobre la impunidad a perpetradores de crímenes de lesa humanidad, la desmemoria y el retorno de prácticas represivas. Los hechos se retrotraen hacia los signos más oscuros de nuestra historia: la fuerte criminalización y represión de la protesta social, el obsceno cerco mediático sobre las voces disidentes, la sugestiva exaltación del rol de las fuerzas de seguridad y el accionar de los servicios de inteligencia en connivencia con el Poder Judicial, develan un estado de situación altamente preocupante. Prueba de esto último es el accionar del Fiscal Germán Moldes al desestimar las acusaciones que incriminan al actual titular de la  AFI, Gustavo Arribas, por el cobro de elevadas comisiones ilegales vinculadas a la obra pública.

Por todas estas razones, es que desde el CEPID manifestamos nuestro total rechazo al fallo por considerarlo el corolario de una brutal embestida y ofensa al Pueblo argentino en su conjunto, que como faro en el mundo ha tenido el digno coraje de resistir y buscar, a través de los distintos canales que brinda la democracia, verdad y justicia.