Santiago, por Tomás Müller
UN DESAPARECIDO EN LA DEMOCRACIA
agosto 7, 2017
declaracion-de-derechos-ancian-imagen
Derecho a la Ancianidad
agosto 28, 2017

Felipe Vallese

pixiz-11-08-2017-01-55-56-1

Felipe Vallese, nacido en Buenos Aires en 1940, obrero metalúrgico, delegado de la UOM a los 18 años y un activo militante de la Juventud Peronista en los comienzos de la Resistencia, se convirtió, el 23 de agosto de 1962, en el primer militante peronista detenido-desaparecido. Tenía 22 años, y a 55 de su desaparición, repasamos su caso.

 

Felipe, hijo de inmigrantes italianos afiliados al MPE (Movimiento Peronista de los Extranjeros), tuvo una infancia difícil. Cuando su madre fue internada en una institución para enfermos mentales, su padre lo envió a un orfanato en Mercedes, Corrientes.

En 1957 y ya vuelto a Buenos Aires, Felipe entra a trabajar como operador de máquinas en TEA (Transfilación y Esmaltación de Alambres), donde lo eligen como delegado sindical a sus 18 años de edad, mientras por la noche concurre a una escuela para terminar la secundaria, de la cual va a resultar expulsado en 1958 por participar de las movilizaciones estudiantiles a favor de la enseñanza laica.

Su intensa participación en los comienzos de la Resistencia le valió la cárcel en varias oportunidades, hasta que el 23 de agosto de 1962 se convirtió en el primer militante peronista detenido-desaparecido. Sin embargo, el motivo de su secuestro en Capital Federal por un grupo de la Unidad Regional de San Martín comandada por el oficial principal Juan Fiorillo, fue la búsqueda de su amigo Alberto Rearte, hermano de Gustavo, fundador de la Juventud Peronista. Vallese es trasladado junto a varios compañeros hasta una comisaría en Villa Lynch donde desaparece después de ser terriblemente torturado. Tenía 22 años. El reclamo por su vida se convirtió de allí en más en un canto de lucha: “un grito que estremece, Vallese no aparece”.

Su desaparición sentó precedentes para lo que en la década siguiente se convirtió en un plan sistemático. Hoy, a 55 años, tenemos que lamentar un caso más, el de Santiago Maldonado (http://www.cepid.com.ar/desaparecido-la-democracia/).

La Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) registró, desde el retorno a la democracia, más de 200 personas desaparecidas y más de 70 asesinatos en el marco de protestas y manifestaciones sociales. En cuanto a la violencia institucional (esto incluye casos de gatillo fácil, muertes de personas detenidas y desapariciones forzadas), el promedio de casos diarios por gestión confirma el liderazgo represivo de Mauricio Macri, superando a todos sus predecesores: un muerto cada 25 horas, récord absoluto.

Juan Manuel Reche – Profesor de Historia